Errores comunes cuando se quiere crear la habitación perfecta

2019-08-02T10:37:54+00:00

Cuando entramos a un ambiente meticulosamente diseñado, lo sentimos de inmediato: las proporciones perfectas que le dan al espacio una cierta grandeza, los asientos lujosos que nos atraen, sugiriendo largas tardes de ocio en familia, con amigos o simplemente solos… una habitación bien decorada es a la vez atractiva e impresionante, pero también es familiar y segura.

Tratar de replicar esta atención a los detalles en nuestros propios hogares, sin embargo, es otro desafío.

Es posible que el espacio de tus sueños no esté tan fuera de alcance: simplemente corrige estos errores, adopte estas ideas de sala de estar y luego disfrute de su nuevo y mejorado espacio.

Error #1: Querer hacerlo todo en un día

El espacio hay que vivirlo, en el día a día nos damos cuenta si nos falta una mesita de apoyo o una lámpara de mesa adicional o por el contrario… si estamos abarrotando el espacio con demasiados muebles y accesorios.

Por ello, es aconsejable instalar lo indispensable como son los sillones acorde al estilo que uno desee, lámparas de mesa o de pie, cuadros o murales, y poco a poco adicionen de acuerdo a sus necesidades.

Dejen que su imaginación fluya.

Error #2: No informarse antes sobre los estilos y opciones que tenemos a la mano

Es muy común que un día digamos este espacio ya me aburrió quiero algo totalmente distinto, y compramos muebles sin pensar y sin saber cómo o dónde los colocaremos.

¿Vintage? ¿Nórdico? ¿Minimalista? Tienes que pensar qué estilo se ajusta más a tus gustos y preferencias.

Opta por un diseño en el que te vayas a sentir cómoda y tranquila. Eso sí, debes ser organizada y tener muy claro las estancias que quieres cambiar o remodelar.

Sigue un orden y no lo hagas todo a la vez, porque sino te verás envuelto en un completo desorden.

Error #3: La (tape measure) tu mejor amiga

Uno de los grandes errores que la gran mayoría comete es querer adecuar muebles grandes en un ambiente pequeño. Evitemos que estos tengan contacto con las paredes.

Es importante medir tanto el alto como el ancho de los muros y adicionalmente los elementos arquitectónicos como columnas o vigas que pueden complicar los giros o comprometer la presentación final del mueble o muebles.

Se debe calcular también el tamaño y la altura de las ventanas para que ningún mueble obstaculice su apertura o la entrada de luz. En el caso de las puertas es importante que midas también la diagonal, porque algunos muebles podrían no caber en posición vertical, pero sí si los metes tumbados.

Si necesitas hacer algún giro para entrar en la habitación, deja un margen de 10 centímetros, los vas a necesitar para completar el movimiento.

Se debe calcular también el tamaño y la altura de las ventanas para que ningún mueble obstaculice su apertura o la entrada de luz.

Error #4: Todo debe combinar

Si bien es cierto que todos los elementos deben tener cierta relación, y “hablar” entre ellos, no es necesario que sean todos parte de un set o del mismo color, ni siquiera del mismo estilo.

Cuando todo combina demasiado perfecto, los espacios se ven aburridos. Si tus tapices son del mismo color que las paredes y las alfombras, se ve demasiado monótono.

Varía los tonos para generar efecto de profundidad y riqueza visual al espacio y no uses el mismo patrón de telas porque termina cansando visualmente.

Una buena coordinación de color y patrones es lo único que realmente hará que un ambiente se destaque con éxito.

Error #5: Subestimar el presupuesto

Emocionarnos con los programas de remodelaciones de TV y empezar algo que luego no podremos acabar y que probablemente nos haga incurrir en mayores gastos.

La buena noticia es que se puede trabajar dentro de cualquier presupuesto, siempre que sea realista, y una planificación adecuada es clave para un resultado exitoso.

Antes de comenzar el proceso de diseño, debe sentarse y calcular todo lo que necesitará para comprar y obtener costos para todos los oficios y servicios.

Con una investigación cuidadosa, encontrará muchas maneras de reducir sus costos sin comprometer de ninguna manera la calidad.

El diseño no es solo lo que parece,
¡el diseño es cómo funciona!

¿Te gustó este artículo? ¡Compártelo!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email