¿Tienes una propiedad que quieres vender? ¿o alquilar? Quizás en plataformas como Airbnb. El corretaje inmobiliario ha crecido exponencialmente en los últimos años y para tener éxito debemos apelar a la mayor cantidad de posibles clientes.

Es aquí donde el “staging”, o puesta en escena, puede ser nuestro mejor aliado para marcar una diferencia y dar ese último empujoncito que muchos clientes necesitan. Muy utilizado en Estados Unidos y Europa, se trata de ambientar el inmueble para crear una sensación que abarque todos los sentidos; vista, tacto, oído, olfato y gusto.

Concentrémonos en el más importante y el más obvio. La vista.

Lo principal es definir el estilo que queremos recrear y a partir de ahí crear el cuadro perfecto. Uno de los errores más comunes que cometemos cuando ofrecemos una propiedad, es querer utilizar todos nuestros muebles. Esto puede ser un arma de doble filo, nuestro gusto no necesariamente es el de los demás. Sobre todo, cuando nuestros muebles ya tienen varios años, o son de un estilo muy definido ejemplo: Luis XV.

La meta es crear un ambiente neutro dentro del estilo que nos marque la casa o departamento realzando sus características. Hacer que cada rincón cobre vida, se vea actual y resalte.

A continuación, te brindamos ejemplos de muebles que se pueden incorporar para ayudar a definir los diferentes estilos.

1) Industrial

Este es un estilo donde se apuesta por espacios amplios y de una ambientación sobria.

Los muebles y el equipamiento son de madera rústica, acero sin tratar, cuero, materiales usados, añejos y texturas que en sus terminaciones crudas aportan contraste y calidez.

2) Minimalista

Su lema, “Menos es más”.